Proyectos colaborativos Ivonne Ramírez: llevando la solidaridad al corazón de nuestra organización

Internacional
Una de las decisiones adoptadas en el marco del Encuentro Continental celebrado en mayo de este año tiene que ver con la instauración de los Proyectos Colaborativos Ivonne Ramírez. Para entender de qué se trata esta iniciativa, les invitamos a leer la siguiente nota.

América Solidaria es una institución que busca la solidaridad y colaboración horizontal entre países. En ese sentido, los Proyectos Colaborativos Ivonne Ramírez buscan ser un aporte adicional en consistencia con los valores y principios que nos movilizan como fundación.

Como explica Soledad Acuña, Directora de Alianzas Internacionales, la idea de los proyectos colaborativos, surge ante la pregunta colectiva de cómo nosotros, en el sistema América Solidaria, podemos estar replicando las mismas dolencias o los mismos procesos que tienen a la sociedad con altos índices de desigualdad.

Por otro lado, muchas veces los donantes particulares en países como Chile daban como razón para donar a América Solidaria el hecho de que somos una organización continental. Sin embargo, sus aportes permanecían en cada país particular, y no permeaban hacia el continente.

Se partió entonces con la idea de hacer un gran fondo solidario para poder nivelar esta situación, donde inicialmente se pensaba que todos los países entregaran un porcentaje de sus ingresos disponibles, a través de los donantes particulares (los ingresos disponibles son los ingresos totales menos las postulaciones a fondos de cooperación al desarrollo, menos el aporte de los grandes financistas, y menos las campañas). La idea fue cambiando hasta que finalmente se aprobaron los proyectos colaborativos “Ivonne Ramírez” este año.

Los fundamentos que inspiran los proyectos colaborativos son:

– Atender colaborativamente a la urgencia. Es decir: darnos cuenta que tenemos un país urgente, prioritario, y que si no levanta la cantidad de recursos necesarios sus proyectos podrían cerrar.
– Construir unidad rompiendo con las fronteras. Comprender que trabajamos por una América, que no somos una franquicia que tiene sucursales.
– Promover la justicia al interior del sistema.

El objetivo general es: “Apoyar colaborativamente la sostenibilidad de proyectos en AS prioritarias con el fin de responder de manera coherente a la esencia de nuestra fundación y actuar frente al llamado que nos hace el continente: Una América responsable de sus pobrezas”.

Dicho de otro modo, agrega Soledad, “la idea es cómo no dejar caer a países que tienen mucha dificultad en levantar fondos. Haití es un país que tiene muchas necesidades pero que también tiene mucha dificultad para levantar fondos locales; prácticamente todas las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en Haití tienen algún sistema de apoyo. Pese a esto, para nosotros es muy prioritario estar en Haití”, subraya.

En tal sentido se decidió unánimemente en el Encuentro Continental que el país prioritario para la planificación estratégica 2017-2020 va a ser Haití.

Aquí participan el país prioritario y los países aportantes. El prioritario no cofinancia, pero si aporta personas: parte de su staff contratado que trabajaría por una cantidad de horas mensuales, sólo para los proyectos colaborativos. El aportante también puede poner personas. Es decir, se canaliza la colaboración de todas las personas, a través de lo que mejor saben hacer y poniéndolo a disposición del sistema.

Los requerimientos finales de estos proyectos: Solamente se pueden utilizar el 15% de los ingresos totales de cada oficina AS; Los gastos administrativos del país que recibe no pueden superar el 15%; Se comienza a ejecutar el 2018, y tiene una rendición y memoria anual.

“El cálculo es que con estos proyectos colaborativos, el sistema va a poder hacerse cargo de un proyecto completo en Haití”, subraya Soledad Acuña. “También se regulariza y se hace explícito el apoyo de Chile para Haití, en un sistema transparente donde todos los demás países pueden participar, y donde se puede apoyar no solamente con fondos, sino también con conocimientos, con profesionalismo, con dedicación, con tiempo”, enfatiza.

Cómo funcionará en la práctica: el país prioritario hace el llamado del proyecto que tiene más dificultades de financiamiento. El sistema preguntará cuántos fondos requiere, cuánto tiempo necesita, qué tipo de profesionales necesita, etc. A su vez el país prioritario entrega insumos: muestra el proyecto, entrega rendiciones, memorias y otros materiales para que los demás países puedan buscar fondos.

“Es un desafío y un esfuerzo basado en la colaboración sistémica”, dice Soledad. “Ahora todas las oficinas pueden decir: tenemos proyectos para superar la pobreza en nuestro país y en Haití. Algo que antes no podían hacer”.

¿Por qué estos proyectos colaborativos llevan el nombre de Ivonne Ramírez?

Tomás Reyes, Director Ejecutivo de América Solidaria Chile, nos cuenta al respecto: “Ivonne era una mujer extraordinaria, que era colombiana, y trabajaba en Chile para haitianos. Vale decir, representa justamente la idea de colaboración entre los pueblos. La idea de decir: donde tu hayas nacido es sólo una referencia; más bien es América Latina completa, es América como continente la casa que habitamos hoy, y en ese sentido, se eligió ponerle el nombre “Ivonne Ramírez” a los proyectos colaborativos porque en gran medida ella representa esa generosidad de los pueblos para ayudar a otros, para ir en colaboración con otros, para ser solidarios con otros”.

Sobre el impacto que pueden tener estos proyectos colaborativos en la organización, Tomás afirma que “tengo fe en dos impactos concretos en la Fundación. Por una parte, a los países que en este minuto tenemos mayor disponibilidad de ingresos, estos proyectos nos permiten sumarnos a otro país y ejecutar juntos un desafío concreto. Y por otra parte, creo que también va a ser super importante para la organización, tanto para Chile como para todo el sistema, no olvidarnos de que Haití es el origen de América Solidaria, es la esencia de América Solidaria, y es también el país más pobre de América. Por lo tanto, no nos podemos ir olvidando de que ahí está la esencia y el sentido de lo que hacemos”, finaliza.

Para ahondar más sobre los proyectos colaborativos y los principales resultados del Encuentro Continental, el viernes 21 de julio se realizará una reunión ampliada a todo el sistema vía Hangout. Para mayor información pueden comunicarse con sus oficinas locales.